Archivo de la etiqueta: écrivain

Engranajes, de Morgyane Kiinzah [Literatura beninesa]

La historia de Kafue

Engranajes cuenta la historia de Kafue. ¿De verdad tenemos que tomar nuestro destino en nuestras manos, cuando éste parece haberse escapado de nosotros? ¿Hay solamente ocasiones felices? ¿Cómo podemos mantener la razón cuando el amor toca a la puerta de nuestros corazones? ¿Cómo conseguimos bajar la guardia, olvidar tan rápidamente nuestras convicciones, nuestro instinto felino y la fuerza que nos caracteriza, cuando nos enamoramos?

¿Es África sólo ese niño raquítico, descrito por muchos, que sólo la mano nutritiva de Europa puede curar?

Todas las respuestas a estas muchas preguntas en Engranajes: una novela negra inspirada en hechos reales que remonta el viaje de una juventud africana, muy fascinada por las luces de Europa. En su búsqueda por el romance, Kafue, una hermosa joven beninesa llena de sueños y elfos ve su vida balanceándose después de una reunión que ella creía idílica.

Sobre el Autor

Morgyane Kiinzah

(Diane Morgyane Fadonougbo)

Morgyane Kiinzah, nació el 26 de mayo de 1985 en Porto-Novo, en la República de Benin. Se graduó de la Universidad de Abomey-Calavi con un BA en literatura antes de cursar un posgrado en Lingüística y Comunicación. Comenzó rápidamente una carrera artística en la música; ella lanzó su primer título en 2008, titulado “Perla de ébano”, un himno a la mujer africana. Al año siguiente, ella continuó con su primer álbum llamado Noudehouenou, que comprende once pistas musicales. Morgyane Kiinzah tuvo un verdadero éxito; su álbum es recompensado por no menos de doce trofeos nacionales e internacionales. En 2012, su segundo álbum nació bajo el título de Zaakin.

Ella está muy preocupada por el futuro de sus seres queridos y sus colegas que viven en África, en parte debido a las tragedias relacionadas con la inmigración. El autor aspira a aumentar la conciencia de los riesgos y peligros que enfrentan los que están inscritos en sistemas sin escrúpulos. Ella reconoce su compromiso escribiendo su primer libro: Engranajes.

Un libro de choque emocional escrito como un grito de alarma, como un profundo deseo de proteger a la humanidad de los sueños que a veces es mejor abortar si estos implican dejar allí su libertad, incluso su vida.

Para pedir una copia (formato estándar – en francés solamente), entregado a usted:

[Gastos de envío: + 3,50 €]

Para pedir una copia (formato de libro de bolsillo – en francés solamente), entregado a su casa:

[Gastos de envío: + 3,50 €]

Entrega en todo el mundo*

*salvo en circunstancias excepcionales.

lysonseditions.com

En las huellas de las Sirenas: ¡del mito a la realidad!

Hola mis pequeños Titíes,

Entre los animales legendarios, las criaturas nocturnas y los diversos personajes que pueblan nuestra imaginación, hay otro tipo de “entidades místicas”: éstos son los seres híbridos. Medio humano, medio animal, estas “criaturas” a menudo nos permiten (en nuestra mente y, por lo tanto, en nuestro subconsciente) exteriorizar nuestros propios miedos, nuestra propia “bestialidad” dando al ser humano una apariencia semi-animal. Estos seres se parecen a nosotros, pero son diferentes. Sobre todo mis Titíes, saben que, con respecto a las sirenas, existen dos “mitos” (¿por qué hacerlo simple cuando se puede complicar?):

La sirena más arraigada en nuestras mentes y la que mejor conocemos proviene del folclore medieval y escandinavo (mito contemporáneo): la sirena mitad-mujer mitad-pez.

La segunda proviene de la mitología griega (mitología antigua), donde la sirena se representa como una quimera mitad-mujer mitad-pájaro.

Para estos dos mitos, el origen de la palabra provendría del griego: “seirến“, y del latín “siren“.

De sirena a sirena

Su verdadero significado

“En general, los demonios de las almas, los demonios de los muertos, los genios tutelares de las tumbas, los seres a su vez o al mismo tiempo beneficiosos y maliciosos, como muchos personajes de la demonología antigua son, las Sirenas son todo esto, y este aspecto no está más discutido desde la importante obra de Weicker sobre este tema “.

[Fuente: Odette Touchefeu-Meynier, “De quand date la Sirène-poisson” (“¿Cuándo apareció la sirena-pez?”)]

Su evolución a través del tiempo

Para los escandinavos, la sirena es un monstruo formidable llamado Margygr (el “mar gigante”). Este monstruo parecía alto, con un rostro terrible, una frente puntiaguda, ojos anchos, boca grande y mejillas arrugadas. Sí, estamos lejos de Ariel la pequeña sirena mermi super de Disney… lo siento chicos si les rompo la imagen que tenían de ella? … ¿qué? ¿Soy un poco sádica? ¡A ver, puede ser!

Según Édouard Brasey, un novelista francés, estas criaturas oceánicas se ven en un espejo, símbolo del planeta Venus en astronomía. Afrodita, diosa del Amor nacida de la espuma del mar, se representa a menudo con un espejo de oro. Y aunque no tenga una cola de pez,

Afrodita sería “el antepasado de las sirenas y la protectora de los marineros“.

Como con todas las criaturas de nuestra imaginación, la apariencia física que les estamos dando hoy es una sucesión de transformaciones más o menos importantes a través del tiempo. La sirena nórdica, por lo tanto, ¡no escapa a la regla!

En los bestiarios medievales, las sirenas se describen como mujeres “de la cabeza a la pelvis” y los peces de “cuenca a fondo con garras y alas”, fusionando así las fabulosas tradiciones de las mitologías griega y alemana. Su imagen está grabada en las estelas, tumbas o iglesias románicas donde personifican el alma de los muertos como en el antiguo Egipto.

La obra noruega “Konungs skuggsjá” la describe como una adorable criatura, parecida a una mujer hasta la cintura, porque “este monstruo tenía grandes pezones en el pecho, como una mujer”. También tendría largos brazos y cabello largo, y su cara parecía humana.

En el siglo VII, el monje inglés Aldhelm de Sherborne las describe como vírgenes con una cola de pez cubierta de escamas. (¡Vaya bien!)

Estas dos representaciones coexistirán hasta el siglo XV cuando las sirenas voladoras (del mito griego) dejan definitivamente el lugar, al menos en nuestras mentes, de una mujer bonita con pelo largo y cola de pez.

Quisiera señalar que en el momento en que todos estos mitos impregnan nuestra imaginación, las mujeres, o seres femeninos, tienen en su mayoría el pelo largo. Creo, y es sólo mi opinión (ya está, ¿creo que estoy empezando a jugarla inteligente a la muerte de nuevo?), que el pelo, al igual que los pezones, no son sólo un atributo femenino, sino también un atributo “sexual” que tiene que atraer, desde un punto de vista puramente físico, el “macho” en sus… redes… (sí, lo sé, ¡soy demasiada fuerte para llevarte a donde quiero!). Y entonces puedo entender que es más agradable para el sexo masculino mirar a una chica bonita aunque tenga una cola de pez (cada uno sus gustos) en lugar de una humana que se agita durante mucho tiempo y se va “volando” a la menor molestia (Alexia dijo, te lo recuerdo, que estaba llena de humor: mujer pájaro, volando, es bastante gracioso, ¿no?). Bueno. Cierro el paréntesis.

Johannes de Cuba, un naturalista alemán, los hace vivir en golfos en el fondo de los mares. En cuanto a Jacob Van Maerlant, escritor flamenco, dice que uno puede encontrarlos tanto en los mares como en los ríos. Supongo que este último ha confiado en el folclore de muchas leyendas europeas que mencionan sirenas, que viven no sólo en el mar, sino también en ríos y pequeños arroyos. [] Se llaman entonces sirenas, pero también son a veces llamadas “naudia” (ninfas) en las creencias germánicas, “dragas” (o “donas d’aiga“) en Occitania, etc.

Note que los anglófonos los llaman siren, las sirenas antiguas (medias mujeres, medias pájaros), y mermaid, las sirenas escandinavas (con una cola de pez).

Los orígenes y las primeras huellas…

De mujer-pájaro a mujer-pez

La mujer-pájaro apareció en la primera mitad del 8vo siglo AC, dando paso gradualmente a la mujer-pez.

El origen de las sirenas, tal como las conocemos, proviene probablemente de las narraciones de los navegantes; Los marineros podrían haber confundido las sirenas con los manatíes (grandes mamíferos acuáticos [su cabeza me recuerda a un delfín]) y / o dugongs también llamados “vacas de mar“.

Bueno, no sé qué piensaís mis titíes, pero confundir a un mamífero marino sea lo que sea con una criatura femenina (cola de pez, entendido, por supuesto) todavía debemos beber unos litros de hidromiel, o… ¡emborracharse con algunos litros de hidromiel! Porque físicamente, ¡aún así una sirena no es lo mismo que una vaca de mar!

En 1403, cerca de Edam en Holanda, dos niñas capturaron un “espécimen“. Era, de hecho, una mujer, encontrada desnuda en el agua y sin hablar un idioma conocido, y que fue apodada la “sirena de Edam”.

El propio Cristóbal Colón informa que habría cruzado tres sirenas cerca de la costa de Santo Domingo. ¡Decepcionado, habría dicho que no eran tan hermosas como en los escritos!

(Lo siento chico, pero no se puede tener todo en la vida: “descubrir América” y pescar hermosos peces). Por otro lado, algunos marineros americanos las habrían visto cerca de las islas Sandwich [Hawai], (sándwich como sandwich de atún… ok… no, no es gracioso) “de una gran belleza que no rindió nada a las mujeres más bellas”. En mi opinión, pienso que no eran las mismas. Especialmente que entre los dos “lugares” han pasado casi 400 años. A menos que, entretanto, las sirenas se hayan embellecido.

La influencia de Ulises en su transformación en mujeres-peces

Un cuenco Megariano descubierto en Atenas en 1947 durante las excavaciones del Ágora y una lámpara romana (perteneciente al Museo de Canterbury) ilustran un pasaje de la canción donde Ulises está seducido por las hijas de Achéloos y ambos hacen de sus sirenas: mujeres con colas de los animales marinos. Y cuelguése bien: la lámpara data del siglo I-II dC, y el cuenco del siglo II aC!

La sirena representada en la lámpara romana es una mujer de pelo largo, rizado, con un torso prolongado, no con una aleta caudal real, sino con la cola voluta, lisa y sin escamas, de un reptil marino.

[Fuente: Odette Touchefeu-Meynier, “De quand date la Sirène-poisson” (“¿Cuándo apareció la sirena-pez?”)]


La leyenda de la sirena se ha extendido a Haití, donde se le conoce como “Mami Wata” (ahora, después de varios cambios en el tiempo), donde sería asimilada a una especie de divinidad de fecundación. Pero también sería la “Madre de los Mares“, el miedo de los pescadores, símbolo de la madre de crianza y del océano destructivo. El culto de Mami Wata se ha extendido a la costa atlántica de Togo a través de Nigeria, Camerún y Congo.

Hoy debemos nuestra moderna sirena a Hans Christian Andersen, escritor danés, gracias a su historia en la que la sirena ya no es la terrible tentadora sino que se convierte en una heroína romántica en busca del amor.


[A saber: En la mitología griega, los descendientes de Tritón, hijo de Poseidón, llamados tritones, se consideran el equivalente masculino de las sirenas. Pero, a la diferencia de ellas, ¡esta clase de criaturas marinas podría ser hombre o mujer!]


Entre mito y realidad

Una figura fascinante

La sirena inflama los espíritus, a veces los corazones. Ella nos encanta tanto por su voz embrujante, como por todos los mitos que la acompañan. (¡Muchachas al poder!) Sin embargo, los misterios eran tales que los científicos intentaban encontrar una respuesta racional.

Desde el siglo XVI, algunas reproducciones “secas” fueron expuestas durantes las ferias y en los museos. (¡Que asco!) En el siglo XVII, en los Países Bajos, un cierto Pavio habría disecado una sirena en presencia de Johannes de Laet, un médico de renombre, que habría traído crédito a su existencia real. La cabeza y el pecho eran humanos, sin embargo, desde el ombligo hasta el pie la criatura era informe… pero sin cola.

El ser humano siendo lo que es, se ha informado de que en el siglo XIX, Japón, India o China, monstruos horribles se hicieron con un busto de mono y una cola de pez. Es obvio que este tipo de “mutación” no permite, en general, la supervivencia del niño.

¡Cuando la ciencia está involucrada!

En 1758, las sirenas fueron brevemente anotadas en la Systema naturae de Carl von Linné [] (una obra que fundó la clasificación científica de los organismos vivos), pero este taxón pronto fue abandonado por clasificaciones científicas por falta de especímenes o descripciones creíbles.

Aunque la existencia de sirenas no ha sido considerada por los científicos desde el siglo XIX, algunos han continuado interesándose por él, con más o menos seriedad, como el científico oceánico Karl Banse.

Según él, las sirenas serían mamíferos marinos y por lo tanto no tendrían escamas, y su corpulencia limitaría su distribución a las aguas más cálidas de los trópicos, tendrían un modo de vida agrícola (algas, moluscos). Eventualmente completarían su dieta con carne humana, lo que explicaría su costumbre de encantar a los marineros y llevarlos a las profundidades.

Al contrario, algunos estudios han abordado problemas biológicos que impiden la existencia de seres como las sirenas. Varios parámetros fisiológicos hacen imposible que un animal de tal aspecto sea viable, como por ejemplo, sin entrar en los detalles, la temperatura del agua, etc. Otras posibilidades científicas sugieren a los primates marinos, pero esto ya es otra historia…

Podemos, como en el caso de muchas criaturas fantásticas, preguntarnos si la sirena (nórdica o no) realmente existía (o realmente existe). Sin embargo, si parece que comer pescado nos ayuda a tener una buena memoria, ¡algunos escritos asiáticos informan que comer carne sirena haría inmortal!

¡Te detendré ahora mismo! No se apresure en trozos de pescado empanado o varias hamburguesas a base de pescado, ¡hay pocas posibilidades de que contengan carne de sirena! Más bien, precipitarte en los libros y en los diversos medios que relacionan más o menos sus leyendas: verás: ¡la lectura es buena tanto para la mente como para la memoria!

¿Dónde encontrarlas?


Literatura:

  • La Sirenita, Hans Christian Andersen, 1876.
  • Peter Pan, escrito por J. M. Barrie, 1911 (incluyendo sirenas, entre otros)
  • Harry Potter y el cáliz de fuego, 2000, personajes de sirenas se acercan. (El libro y la película)
  • Mermaid, escrito por Carolyn Turgeon, 2011 (nueva literaria).
  • El Reino de Lenacia, escrito por Priska Poirier, 2011 (serie de obras literarias populares)
  • La sirena, Kiera Cass y Madeleine Nasalik, 2016.

Películas – Series de TV:

  • La Sirenita / Rusalochka, Ivan Aksenchuk, 1968.
  • La Sirenita / Malá mořská víla, RSE; Miroslava
  • Safránková – Sirena y Libuse Safránková, 1976
  • La Pequeña Sirena / La Pequeña Sirena / Russalotschka / Rusalka, Bulgaria / RSS, Vika Novikova – Mermaid, 1976.
  • La sirenita, Tomoharu Katsumata, 1979.
  • Splash, 1984.
  • El príncipe y la sirena, serie de televisión, 1995,
  • Sirenas, 2003 (telefilm).
  • H2O, 2006 (serie de televisión australiana)
  • Aguamarina, 2006.
  • Piratas del Caribe: La Fuente de la Juventud, 2011.
  • Mako Mermaids, 2013 (serie de televisión australiana)

Mangas – dibujos animados – animación:

  • La Sirenita, de Disney Studios, 1989.
  • Mermaid Melody, 2003.
  • Mermaidia, 2006 (la animación de Barbie)
  • Ponyo en el acantilado, Hayao Miyazaki, 2009.

Al sumergirnos en todos estos fabulosos archivos y manuscritos (cualesquiera que sean), apropiamos, durante el tiempo de su lectura, un poco de esa inmortalidad que, a través de todas estas fabulosas criaturas, pasa a través de los siglos y sobrevivirá mañana…

Los escritos permanecen, las palabras se alejan… pero el misterio aún reina…

¡Hasta pronto mis Titíes!

Artículo escrito por S-P Decroix (autora de La Princesa de los Tiempos más profundos) y Leandro De Carvalho (autor de Caperucita Roja: un Mundo Nuevo).

Jack Kerouac, en su camino bretón…

Un icono de la literatura americana

Jack Kerouac. La primera vez que vi el nombre de este escritor que no sabía nada de él, era hace unos años en las memorias de un famoso autor de Montana. Se refería a Jack Kerouac como un icono de la literatura estadounidense, y me sorprendió que un apellido con tal resonancia bretón pudiera asociarse con América.

Unos días más tarde estaba en mis manos. En el camino, el libro principal de la Beat Generation, diendóme cuenta con entusiasmo de que acababa de encontrar el tipo de literatura que siempre estuve esperando. Largas descripciones de paisajes, un estilo de escritura espontánea mezclada con un gran lirismo dónde viaje también rima con melancolía. El hecho de que este icono de la literatura sea bretón, como yo, es la guinda del pastel.

Es considerado como uno de los autores americanos más importantes del siglo XX. Su estilo de escritura ha inspirado a los cantantes estadounidenses Tom Waits y Bob Dylan.

En el camino, su novela más famosa es una oda al aire libre, a la épica aventura hacia el oeste, y al descubrimiento de nuevos mundos.

La verdad sobre sus orígenes

Orígenes bretones, que el escritor ha intentado durante mucho tiempo comprender y se documentó a lo largo de su vida en particular en 1965, donde pocos años antes de su muerte visitó la ciudad de BREST después de haber encontrado en el Archivo Nacional información escasa sobre su antepasado Maurice -Louis Le Bris de Kervoac. Información que lamentablemente no bastará para arrojar luz sobre su historia.

El apellido de su antepasado es en realidad Urbain-François Le Bihan de Kervoac.

Hijo de notarios de Huelgoat, quien, atacado por la justicia por cargos de robo, decide ir al exilio en Quebec. Un ancestro que, para protegerse de la justicia, ocultará constantemente su verdadera identidad, impidiendo así al escritor localizar su genealogía.

Sus demonios y éxitos

En 1946, su padre murió y se refugió en los libros. Sus escritos se volvieron cada vez más autobiográficos y trabajó frenéticamente en el tapiz de En el camino, desde sus numerosos cuadernos de notas preparatorias. Esta “escritura introspectiva lo lleva a preguntarse sobre los fundamentos de su mal de vida” y Kerouac se da cuenta de que tiene “un deseo subconsciente de fracasar, una especie de deseo de muerte”.

Al tener problemas con el alcohol y las drogas, durante 10 años sus escritos serán rechazados por las editoriales. Sus ingresos se volvieron muy bajos y su adicción al alcohol y a las anfetaminas alcanzarón su clímax. Planea dejar de escribir varias veces, en vano.

En 1955, en San Francisco, Kerouac hizo un encuentro importante: Gary Snyder, un entusiasta del senderismo y de la filosofía japonesa. Los dos hombres, acompañados por un librero, John Montgomery, hacen una expedición a una altitud de 3600 metros hasta el pico de Matterhorn. Kerouac fue así introducido a la meditación y el haiku, poemas japoneses cortos que evocan un sentimiento, una situación, una atmósfera. El encuentro consigo mismo y con la sencillez, la ausencia de excesos y drogas o alcohol hace que Kerouac decida comenzar una “nueva vida”.

2 años más tarde, su novela En el camino se publica y es un éxito inmediato. Según el poeta Kenneth Rexroth, es incluso “el autor más famoso de América“.

Al final de su vida, cubierto de deudas, Urbain-Francois Le Bihan de Kervoac murió dejando una esposa y tres hijos que engendraron a los descendientes de Jack Kerouac, entre ellos Jean Baptiste Kerouac, abuelo francés-canadiense de Jack Kerouac que emigra en los Estados Unidos, haciendo así a su nieto uno de los escritores más bretonos americanos.

En 2012, el evento cinematográfico brasileño Walter Salles, producido por Francis Ford Coppola, se presenta en la selección oficial en el Festival de Cine de Cannes, la primera exposición en Francia del texto original de la mítica En el camino. Reclus del mundo y sin un centavo, pero con un archivo que será valorado a más de 10 millones de euros…

A pesar de sus demonios y aunque murió prematuramente debido a sus excesos, Jack Kerouac brillantemente logró impresionar las mentes por su genio e inspirar positivamente a muchas personas en su camino, más allá de los orígenes y fronteras…

Artículo escrito por Jude Castel, autor de El destino y la errancia.

La vida inspiradora de Stephen King

A los 4 años, asiste a un terrible drama… ¡y escribe sus primeras historias a la edad de 6 años!

Hoy en día, es un gran maestro del terror, ¡y ha vendido más de 350 millones de libros en todo el mundo!

¡Descubre su vida inspiradora en este corto video de sólo 2 minutos!

¡Dale Me Gusta, Comenta & Comparte!

Artículo escrito por Leandro De Carvalho (Autor de Vivir en armonia).

¿Es un escritor lo que escribe?

Soy lo que escribo.

¿Es realmente un escritor lo que escribe? Es una frase que me gusta afirmar y en la que muchos escritores podrían identificarse… ¡o no!

De hecho, cuando leemos esta frase, en primer lugar, ¡podríamos tener miedo al haber leído algunos escritores! De hecho, ¡no todo el mundo escribe novelas románticas o aventuras heroicas y épicas! ¿Cuál es la parte de la verdad y de la invención en una novela, un libro? ¿Dónde está la esencia del autor que terminó su trabajo? ¿Es un libro un ejercicio de estilo? ¿Qué nos revela realmente sobre su autor y sobre nosotros? Veamos estos diferentes puntos juntos, ¡y es un escritor quien habla con usted! Este nuevo enfoque de la escritura podría cambiar su mirada sobre la lectura…
¿Estás seguro de querer leer lo que sigue?

Perfecto…

Una verdad disfrazada o destacada

¿Qué es verdadero y qué es falso en lo que un escritor puede escribir? El escritor sabe perfectamente cómo manipular el idioma, las letras y la retórica, por eso es perfectamente legítimo preguntarse si es auténtico y si todo lo que escribe refleja la verdad o es un puro ejercicio de estilo e imaginación.

Aunque el escritor tiene una gran cantidad de conocimiento y de verbo, es hábil en expresar por escrito lo que no es capaz de decir oralmente o de revelar de boca en boca. Otros, por otro lado, sobresalen tanto en la escritura como en el habla, pero lo que importa es que tiene cosas que decir y un mensaje que transmitir.

Si algunos escritores logran comunicar un mensaje limpio y claro, otros, ¡es muy difícil entender a primera vista lo que han querido decir! Sin embargo, ¿puede escribir sobre temas que no conoce o siente íntimamente? ¿Puede realmente poner palabras en lo que él nunca ha experimentado personalmente? ¡Por supuesto, usted me diría inmediatamente! Y yo les diría que no. ¡Y me explico!

Cuando un escritor emprende la escritura de una ficción, tiene todo un trabajo de observación, investigación y comprensión antes de abordar un tema que le llama particularmente su atención. Este es un paso crucial para la credibilidad de un universo y la atmósfera que debe generar. ¡La ilusión debe ser perfecta! Esto es lo que hace que una obra sea apreciada por el lector: su sorprendente realismo, como si estuviéramos inmersos en el corazón de la historia y sintiéramos exactamente las emociones de los personajes; no somos sólo lectores sino actores de la historia; nos identificamos con ciertos personajes, nos empatizamos con ellos, la historia nos hace vivir las emociones y nos abre a la comprensión.

¡Todo lo que sentimos en el momento de nuestra lectura está estrechamente relacionado con las emociones que podríamos vivir en situaciones reales! Lo mismo ocurre con el escritor cuando inmortaliza sus emociones sobre el papel. Tan increíble que sea: todo lo escrito por un escritor auténtico se siente profundamente, a diferentes escalas sin duda, ¡pero no puede compartir un sentimiento o un evento que no habría llegado a su mente de alguna manera! En ello, consciente o inconscientemente, asocia un acontecimiento ficticio o semi-ficticio con un recuerdo o una emoción que él mismo habría vivido en su propia vida. Como un actor de cine se imbuye de sus propias emociones para encarnar un personaje en la pantalla y dar la impresión de una perfecta ilusión, el escritor debe necesariamente absorber su historia personal para traer al mundo un universo que será auténtico, no por su forma sino por la profundidad con la que el escritor ha escogido las palabras correctas para sumergirnos en la realidad que ha creado con toda sinceridad. No puede dar lo que no tiene intrínsecamente.

Lo que es verdad en el trabajo de cualquier escritor es la autenticidad con la que nos comparte sus emociones. No necesita haber experimentado literalmente lo que cuenta su historia, pero al escribirla transpone sus sentimientos y los siente fuertemente sobre el momento presente, igual que el lector. Exactamente como en una película, ¡con una infinita riqueza de detalles y una libertad de imaginación incomparable! ¡Y eso es lo que hace la magia de la escritura! El lector se apropia plenamente de la historia, trasponiendo sus propias proyecciones psíquicas a las que ya están transcritas. Así, el lector pone caras conocidas en personajes que le son agradables y caras desagradables sobre aquellos que le desagradan, todo esto se hace de manera inconsciente, pero participa activamente en el carácter pluridimensional de la obra.

Un libro nace siempre una segunda vez en la mente del lector. Y será así eternamente, ¿no es magnífico?

¡Un libro no sólo se lee, se vive! A pesar de que todo no es “real” (en nuestra dimensión física) y que es el resultado del fruto de la imaginación, la materialización de su universo resultante de la psique por las palabras lo hace real en la dimensión de nuestro imaginario, ¡y palpable hasta incluso en nuestras regiones reales!

Más allá de las palabras…

La autenticidad, la esencia misma del autor, lo que es profundo dentro de sí mismo, ¡se esconde entre las líneas! Incluso podríamos afirmar las siguientes frases, como las sostengo yo mismo:

Dime lo que escribes, te diré quién eres. Dime lo que te gusta leer, ¡te diré a lo que aspiras!

Para mí, la escritura trasciende el habla.

¿Por qué?

El estilo de escritura del escritor es muy revelador de su personalidad; no necesita hablar, su escritura lo hace en su lugar. A través de ella, una cantidad infinita de información nos es comunicada voluntariamente o no. De hecho, la forma en que una palabra se usa en lugar de otra, usa una frase en lugar de otra, y ensambla las oraciones entre ellas, refleja la forma en que el autor maneja el verbo; quizás con simplicidad, sutileza, místicismo, meticulosidad, intelectualidad o complejidad. ¡No puede expresarse de otra manera que no sea él mismo! Parece tan obvio. Incluso si decide usar términos que normalmente no utilizaría en la vida cotidiana o crear un pastiche o una parodia, si lo hace es porque tiene las habilidades para hacerlo y es una faceta de sí mismo que prefiere tomar con ironía.

El escritor no está fijado en un solo registro, igual que el hombre sigue evolucionando con el tiempo, también evoluciona a través de sus escritos y de los acontecimientos que vive. Lo más importante, y lo más revelador, sobre él mismo es el mensaje que tiene que transmitirnos.

¿Por qué escribió su obra y qué quería decirnos a través de ella?

No es casualidad que nos gusta estudiar o comentar textos de la literatura; levantar el velo o tratar de entender lo que un escritor no expresa en sus escritos es la esencia del escritor. ¡La esencia del escritor está tanto en lo que nos dice como en lo que no nos dice! ¡Lo que él nos dice y lo que guarda silencio es extremadamente importante y significativo! Las ideas que comparte le han llegado y se refugian en él, sintiendo la necesidad o el deber de transponerlas en blanco y negro, para compartirlas con nosotros. Y si han encontrado en él una mano dispuesta a estar a su servicio, es porque en el fondo su corazón ha sido sensible, tocado, alineado con la misma vibración que esta idea o ha sentido la necesidad de transponerlas. ¡Esto no puede ser el resultado del azar y es en esto que una lectura es emocionante, ¡y podría ser objeto de un estudio psicoanalítico completo! Leemos lo que se dice y ambos reflexionamos sobre lo que está implícito y no declarado explícitamente. Ahí está el genio de una obra. Cada libro tiene un mensaje importante y a menudo nos ofrece respuestas a las preguntas que nos planteamos conscientemente o inconscientemente a través del verbo de un autor que expresa para nosotros lo que necesitábamos escuchar para desbloquear una situación personal u orientarnos hacia la elección correcta, la actitud correcta a adoptar en una decisión que tendríamos que tomar…

Cada libro nos habla y nos revela, así toda línea escrita es la materialización de la onda vibratoria emanada por el escritor en el momento en que la escribe. ¡Esa es la magia de escribir! ¡Y es sin duda esta autenticidad, esta espontaneidad la que hace que el placer de la lectura se perpetúe a través de los siglos y propulsa a los autores a un éxito resonante, logrando hacer vibrar a millones de lectores del mundo entero con la misma intensidad que en el momento que escribió!

¿Qué nos revela un libro sobre su autor y sobre nosotros mismos?

Los libros son ricos en significado. Esto es lo que hace que cada obra es un tesoro inconmensurable. ¡Un libro tiene varias lecturas y tantas interpretaciones posibles como seres humanos en la Tierra! ¡Un escritor auténtico escrobe necesariamente con el corazón abierto! ¿Qué nos revela un libro sobre su autor? ¿Y sobre nosotros mismos?

Sólo él tiene la llave de todos los misterios que reinan sobre él, pero no puede entregarla a los demás, porque es el guardián de su estabilidad psíquica y social. Su jardín secreto le permite hacer florecer un jardín más hermoso para aquellos que quieran aventurarse allí leyendo sus libros y lo que quiera decirnos…

Cada libro tiene un alma. Un libro es un corazón que late. Un libro es el amor materializado por la escritura.

Un libro es una parte de uno mismo que uno encuentra. Es un don inestimable que los escritores nos ofrecen en la escritura de su obra cuando las adquirimos, pues no sólo se entregan, sino que nos liberan de nuestras preocupaciones para traernos de vuelta a nosotros mismos, y a uno de los caminos más cortos al amor: la empatía.

La verdadera pregunta es: ¿hasta dónde queremos ir en la intimidad del autor y hasta dónde estamos dispuestos a profundizar el conocimiento de nosotros mismos?

Escribir es un acto de amor, emitido sin esperar nada a cambio. La lectura es el mejor acto que podemos hacer para seguir difundiendo el amor y acercarnos a nuestra esencia. Hay secretos que probablemente nunca nos revelarán, pero si mantenemos los ojos abiertos, podríamos perfectamente leer entre las líneas y descubrir lo que el libro tiene que decirnos…

Cada lectura es un preludio a la revelación.

¿Y si el lector también fuera lo que leyera? ¡También hay materia para reflexionar sobre la cuestión! Mientras tanto, ¡cuide sus lecturas y mantenga su mente abierta a los mensajes que un libro quiere comunicarle! Un libro nunca cae en nuestras manos por casualidad…

Artículo escrito por Leandro De Carvalho, autor de Vivir en harmonía.

La vida inspiradora de Paulo Coelho

Tenía un sueño: ser escritor, a pesar de todas las barreras que encontró sobre su camino …
Hoy: su sueño se ha hecho realidad (e hizo bien no escuchar a sus padres)!

Tan inspirador Paulo Coelho!

A todos los escritores que no se atreven a lanzarse … ¡Atrévete a vivir tu Leyenda personal!

Paulo es un buen ejemplo, y te resumimos su vida a través de este breve video:

¡Dale Me Gusta, Comenta & Comparte!

Escrito por Leandro De Carvalho, autor de Vivir en armonía.